domingo, 9 de agosto de 2009

38- El día que me convertí un patán

No es algo para presumir, lo se, pero recuerdo el día que me convertí en un patán. Era un sábado como los de julio, tristes y nublados. Alicia me había aceptado una cita para cenar e ir algún bar después, no eramos de los que habían a bailar a algún antro. Ella sabia que me gustaba otra mujer, otra compañera de trabajo y yo sabia que le gustaba a Alicia, la invite solo por que eramos buenos amigos y por que también sabia que no me iba a decir que NO, es una sensación tan poderosa.

Pasando a la cita, fuimos primero a cenar a un restaurante del centro, después fuimos a un bar de los que esta en Av Vallarta, bastante ameno por cierto es de los que pone los vídeos de la rolas y hace su selección variada. Ahí empezó a desviarse el camino, a llegar los snacks, a pasar el tiempo y a circular bastantes daikiris de mango y de fresa. Empezaron también las platicas mas intimas y personales, hablamos de nuestros "sentimientos", de entre otras cosas que compartíamos el mismo infortunio por tener amores no correspondidos, es muy curioso como podemos hacernos idiotas ante esas situaciones. Salimos a altas horas la noche y decidimos caminar un poco, yo estaba un poquito "alegre" por los muchos daikiris que me tome, pero Alicia con los dos que se tomo en toda la noche parecía mas que alegre (a que buenos daikiris por cierto).

Caminamos un poco hasta que empezó a llover, es entonces cuando nos resguardamos bajo unos edificios comerciales de la Av Chapultepec, no pedimos un taxi por que no quiera Alicia todavía llegar a su casa por su estado me imagino. Ya a estas alturas estaba un poco mas "lucida" . Por la lluvia se sintió un frió que invitaba al abrazo, además no teníamos ropa para ese inconveniente así que bueno... nos abrazamos y la empecé a besar, yo sabia que no me iba decir que NO, es una sensación tan poderosa. Pare de besarla y pedí un taxi, para llevarla a su casa mal pensados. Afuera de su casa todavía platicamos unos minutos, salio su mama increíblemente y nos presento, como su amigo uff! parecía que todo iba bien.

Al siguiente día de trabajo parecía normal todo, yo trabajaba en oficinas en la parte arriba y Alicia en la tienda en la parte de abajo, hasta la hora de la salida que me empezaron a preguntar todas las chicas del trabajo: y ¿que tal como te fue con Alicia? ups!, y Alicia ¿ya nos vamos? y yo ¿que?, le explique que no podía acompañarla a su casa por algun otro compromiso inventado. A partir de ese momento evitaba recordar con ella esa noche y a partir de ese momento ya era oficial era yo un patán.

5 Comentarios:

Fernanda Cornejo dijo...

Hahahahaha bueno, pues en parte..
pero life goes on..
hahahahahaa pobre chica, tu todo galán y ella toda emocionada ):
hahahahahahahaha
me gustó tu relato, sólo espero que nunca me la apliquen :)

Fernanda Cornejo dijo...

Pues fue el año en el que un mexicano Alfonso García Robles recibió el premio novel de la paz :)
Me parece que fue el único mexicano que lo recibió, entonces no sé..

Florecita Hippie dijo...

Como siempre lo he dicho, planeo ensuciarme las manos, el día ke deje de hacerlo, será porke lo
he descubierto todo,
que puedo decirte, si los sueños estan que
no me caben en la cabeza,
quiero comerme el mundo a bocados,
quiero jugarmela para salir a flote
quiero explorar!!

°AcidRain° dijo...

Nahhh no nos precipitemos con calificativos tan hirientes y despectivos, como yo lo veo una mujer vivió una bella noche de lluvia, bebidas frutales y romance, seamos sinceros quien en la vida esta en espera de algo que dure hasta el siguiente día.
Ciao, buen texto…

Fernanda Cornejo dijo...

hahahaha de google!...es broma!
no pues de experiencias en rato propias y un poco de imaginación.. ahh y muchas tardes de ocio ! :S

Publicar un comentario

 


Post de reyeno © 2009. Design by: Pocket